Fundada en 1993, Sant Aniol sigue siendo un negocio familiar

En la comarca gerundense de la Garrotxa a más de 55 metros de profundidad, se encuentra el manantial de Sant Aniol. Un vertiente en un paraje de lava sedimentada y roca volcánica, que hace de Sant Aniol un agua de gran pureza y excelentes calidades.